POTENCIATE

9 claves para aprender a ser resiliente

La capacidad de adaptación ante situaciones adversas ayuda a transitar los momentos difíciles de una mejor manera. Existen herramientas para poder desarrollarla.

Por
Escrito en SALUD el

Este último año ha sido muy complejo para todos los seres humanos del planeta. La pandemia de coronavirus causó estragos en todo el mundo. La “nueva normalidad” ha venido planteado desafíos a diario y para poder transitarla es fundamental desarrollar diferentes habilidades. Se han visto afectadas las emociones, lo cognitivo, el trabajo y las formas de vincularse con otros.  

La resiliencia es la “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”, dice la Real Academia Española (RAE). Esta es fundamental para salir adelante, pero no se logra de un día para el otro, sino que “se construye a lo largo del ciclo vital, de los aprendizajes y tipos de afrontamiento desarrollados”, señala Cristina Palacio, del equipo de la Asociación Argentina de Counselors.

“Estamos en el momento justo para aprender a descubrir nuestro propio potencial, y esas fortalezas que solo salen a la luz en los momentos de máxima prueba. Y todo el trabajo que realizamos en favor de nuestro crecimiento y despliegue personal es de muchísima utilidad para enfrentar y afrontar nuestros retos cotidianos”, indica Palacio.

La resiliencia se puede desarrollar y es una gran aliada para atravesar este contexto estresante y de cambios constantes.

Tips

Los consultores psicológicos sugieren:

1-  Generar espacios de seguridad personal para escucharnos y conectarnos con nuestras potencialidades. Fortalecer nuestra autoestima y valor personal. 

2-  Gestionar nuestras emociones. Identificarlas para poder ponerlas en palabras. 

3-  Pedir ayuda de ser necesario. Buscar contención emocional con un profesional o en nuestras redes de afecto. 

4-  Generar una mirada de posibilidad. Trabajar la flexibilidad en relación a los cambios. Buscar otras formas de ver y pensar la situación junto a  sus posibles soluciones. 

5-  Conectarnos con el sentido del humor. 

6 - Ser empáticos con nosotros mismos. Tratarnos con paciencia y cariño.  

7-  Aceptar la situación. Esto puede ayudarnos a transitar el momento de dificultad de la mejor manera posible. 

8-  Realizar actividades que nos ayuden a estar en el momento presente. Buscar acciones o actividades que nos sumen bienestar (por ejemplo un hobbie, leer, hacer deportes). 

9- Realizar una revisión. Recordar situaciones que vivimos anteriormente en las que salimos fortalecidos a pesar de la adversidad.
 

“Es importante saber que todo esto es un proceso personal y dinámico en el que intervienen nuestras capacidades personales, nuestros factores de protección y los factores de riesgo, además del contexto en el que vivimos”, sostiene Palacio y agrega que ser resilientes significa que “a pesar de estar vivenciando una situación de adversidad, las personas tenemos la capacidad de utilizar  estos factores protectores para sobreponernos a la adversidad, crecer y desarrollarnos adecuadamente luego de ella”.