PANDEMIA

La experiencia de Israel: vacunación masiva contra el Covid-19 y la vuelta a la "normalidad"

Con un 60% de la población inmunizada con las dos dosis, el uso de barbijos ya no es más obligatorio en espacios abiertos y en algunos espacios cerrados. El director ejecutivo del Hospital Hadassah afirma que el contagio y la enfermedad "está en receso". ¿Qué es el pasaporte verde?

Por
Escrito en SALUD el

Israel es uno de los países que lidera la vacunación contra el coronavirus, en la que se considera como la campaña de inmunización más rápida del mundo para frenar la propagación del SARS-Cov 2.

El licenciado Jorge Diener, director ejecutivo del Hospital Hadassah Internacional de Jerusalén, relató cómo el país ha comenzado a retornar a una situación muy parecida a la normalidad anterior, pero que no es igual.

El Estado de Israel, que tiene una población de aproximadamente 9 millones de personas, registra un promedio de 62% de su población vacunada con la primera dosis y aproximadamente un 60% con las dos dosis. Pero, ¿por qué el ritmo de la vacunación se ha detenido? Esto se debe a que prácticamente todos los mayores de 16 años ya han sido inmunizados. Quedan quienes no se han vacunado y lo están haciendo más lento, y muchos que no se van a poder vacunar por condiciones que no se lo permiten. Lo que resta es un 23% de la población que es menor de 16 años, y que todavía no se puede vacunar.

Sin embargo, la vacunación no lo es todo: el éxito de Israel se basó también en la participación colectiva de la población en las medidas restrictivas y confinamientos, cuyo respeto fue un factor vital en el éxito del control de la epidemia. A pesar de alcanzar la tasa de inmunidad más alta del mundo, en la nueva normalidad de Israel todavía quedan algunas medidas como el distanciamiento social y el lavado frecuente de manos que seguirán siendo pautas de prevención adicionales por mucho más tiempo.

“Básicamente podemos decir que la vacunación y las medidas reducen drásticamente el contagio, el contagio reduce el número de positivos, la cantidad de positivos que se reduce implica que menos gente llega a los hospitales, y así los casos graves bajan a prácticamente un mínimo. Estamos hablando de un contagio y una enfermedad que está en receso, por lo menos dentro de Israel”, explicó el Lic. Diener en declaraciones al peridosita Solá y compartidas por el Sanatorio Finochietto por considerar que esta experiencia trae esperanza y tranquilidad a la ciudadanía y ayuda a tomar consciencia del rol que cada uno tiene como individuo dentro de su comunidad.

En los espacios abiertos ya se eliminó la obligación del uso de mascarillas, pero en lugares cerrados, donde hay gente no vacunada, se mantiene el uso y la distancia social. En cambio, en los lugares donde hay solamente gente que está vacunada el uso de mascarillas no es necesario, ya que son espacios inmunes.

¿Qué es el pasaporte verde?

El pasaporte verde, otorgado a personas inmunizadas, crea espacios “libres de contagio”, porque los únicos que pueden estar ahí son personas vacunadas. Son espacios libres los restaurantes, gimnasios, teatros, lugares donde una vez que uno está adentro, sabe que es un espacio seguro porque la efectividad de la vacuna es muy alta, del 99% prácticamente. Este orden ha sido un estimulante para la gente joven, que era más indiferente y más escéptica, y de esta forma se las incentivó y se les dió acceso a actividades que de otra manera no tendrían.