IMPORTANTE

¿Qué le pasa al cuerpo después de un atracón de comida?

Comer en exceso con frecuencia puede generar problemas de salud graves. ¿Cuáles son las causas más comunes de este comportamiento?

Por
Escrito en SALUD el

El exceso de comida produce una alteración en el funcionamiento del organismo. En una ingesta diaria normal de alrededor de 2000 calorías, el estómago se expande y regresa a su tamaño conforme hace la digestión, pero cuando nos excedemos se agranda hasta cinco veces más y empuja a los órganos que se encuentren cerca. Y si los atracones son constantes, podría dilatarse permanentemente.

En un atracón comemos más de 3000 calorías, haciendo que el ciclo cardíaco se altere, nos genere fatiga, cansancio y problemas para dormir. También pueden subir los niveles de azúcar y grasa en sangre. 

La Dra. Fabiana Massenzana, especialista en nutrigenética, señala: ”Cuando comemos de manera excesiva además se ve comprometida la función digestiva ya que en un atracón no se respeta el tiempo adecuado para que las enzimas puedan degradar todos los alimentos y también absorberse. Si hay una gran cantidad de alimentos, no pueden ni digerirse ni absorberse adecuadamente, produciendo molestias gastro-intestinales. El gen relacionado con la falta de control en la ingesta y a su vez el más estudiado es el FTO, que si bien se desconoce bien su función se sabe que un polimorfismo asociado, genera mucha dificultad para saciarse y una gran satisfacción por la comida, con grandes aumentos del índice de masa corporal”.

En personas físicamente activas y sanas, el cuerpo es capaz de controlar el metabolismo después de una comida abundante, trabajando un poco más de lo habitual. Las hormonas liberadas por el intestino y el páncreas (incluida la insulina) ayudan al cuerpo a regular los niveles de azúcar en sangre y sensación de hambre a lo largo del día.

El propio organismo pone freno a una excesiva ingesta gracias a la hormona Péptido Tirosina Tirosina (PYY), que cuando avisa al cerebro de que estamos llenos, manda señales incluso para que tengamos náuseas y malestar, para que así dejemos de comer.

Las causas más comunes de los atracones de comida son: sensación intensa de hambre, un sentimiento de frustración, de ansiedad o de aburrimiento, la necesidad de dejar de pensar en algo o (la más severa) la necesidad de hacerse daño.