ALERTA ROJO

Ola de calor: Consejos para prevenir los efectos de las altas temperaturas

En estas jornadas agobiantes es necesario tomar ciertas precauciones para cuidar nuestra salud. Enteraté cuáles son las complicaciones que pueden presentarse a raíz del intenso calor y qué medidas podemos adoptar para prevenirlas.

Por
Escrito en SALUD el

Los argentinos estamos viviendo la semana más calurosa del año: por varios días consecutivos, se mantiene el alerta rojo para distintas provincias del país, donde se están repitiendo marcas térmicas entre los 38 y los 43 grados. De hecho, este mediodía en Buenos Aires, Formosa, Santa Fe, Santiago del Estero, Corrientes y Chaco el termómetro superó los 40 grados.

En este contexto, los especialistas aconsejan tomar recaudos para no correr riesgos ni sufrir daños a raíz del clima agobiante. “El agotamiento por calor y el golpe de calor son algunas de las patologías que se relacionan con las altas temperaturas. Cuando el calor es extremo, el cuerpo no puede enfriarse adecuadamente mediante el sudor e incluso puede llegar a dañar algunos órganos vitales de forma transitoria o permanente, de allí que su identificación y tratamiento serán de suma importancia”, explica la doctora Valeria El Haj, Directora Médica Nacional de OSPEDYC.

Además, la profesional señala que algunos factores de riesgo que pueden agravar el cuadro conocido como “golpe de calor” son: la obesidad, la fiebre, la deshidratación, las quemaduras ocasionadas por el sol, las enfermedades cardiacas o mentales y el consumo de alcohol.

“Las personas mayores, los niños y los pacientes con patologías preexistentes son más susceptibles a padecer complicaciones por las altas temperaturas. Sin embargo, el calor puede afectar a cualquier persona si se expone por un tiempo prolongado al sol o realiza actividades físicas intensas sin prevención”, plantea la doctora.   

Otros efectos del agobiante calor

La doctora El Haj señala que también existen otros cuadros que se asocian a las altas temperaturas o exposición al sol, tales como: el fotoenvejecimiento, el daño retiniano solar, el cáncer de piel, el sofocamiento por calor e insolación, la deshidratación leve y los calambres por sudoración excesiva.

¿Cómo podemos cuidar nuestra salud?

* Usar ropa holgada, clara y liviana: Usar demasiada ropa, oscura, gruesa, muy ceñida no permite el enfriamiento necesario del cuerpo.

* Protegerse contra las quemaduras solares: Utilizar sombrero o gorra de ala ancha, gafas de sol, ropa cubritiva y protector solar con factor de protección mayor a 30 FPS mientras se está al aire libre, aplicándolo generosamente cada dos horas o luego de nadar o sudar. Las personas con piel demasiado blanca deben usar pantalla total.

* Beber abundante líquido: Se recomienda tomar líquido cada 30 minutos, aunque no se tenga sed, y cada 10 minutos mientras se realiza actividad física con calor, evitando las bebidas con mucha cafeína o azúcar, muy frías o calientes. Es importante asegurarnos de que el agua sea segura, preservada en botellas limpias y frías. En el caso de los bebés, se recomienda aumentar la frecuencia de la lactancia.

* Evitar la permanencia prolongada en vehículos estacionados al sol: ya que la temperatura y la humedad dentro del automóvil se elevan muy rápido.

* Reducir la actividad durante los momentos más calurosos del día: evitar las actividades extenuantes, aumentar la hidratación y descansar en lugares frescos al mediodía. Se sugiere programar actividades por la mañana temprano, o a la tarde/noche.

* Aclimatarse: al viajar a una zona calurosa en verano, se debe limitar el tiempo de trabajo o ejercicio los primeros días, hasta aclimatarse. El cuerpo puede tardar varias semanas en adaptarse al calor.

* Aumentar los cuidados si hay factores de riesgo preexistentes: si se tiene una enfermedad u otros factores de riesgo se deben tener mayores precauciones y asegurarse que haya servicios de emergencia cerca del lugar a donde se vaya.

“Debido al contexto de pandemia que estamos atravesando, además de tener en cuenta los cuidados señalados, las actividades al aire libre deberán realizarse cumpliendo con las disposiciones gubernamentales, como el distanciamiento social y el uso de barbijo cuando corresponda, y evitando compartir botellas y los grupos masivos de personas y los espacios cerrados”, concluye la doctora El Haj.