¡Se vienen los confites!

Samanta de BakeOff: "Mi novio se arrodilló, sacó los anillos y me propuso casamiento"

La cocinera que este año participó de BakeOff Argentina, el reality furor de la cuarentena, decidió casarse con su novio, Juan Cruz, y ya pusieron fecha. Detalles exclusivos. 
viernes, 23 de octubre de 2020 · 08:51

Sin dudas, Samanta Casais (29) fue una de las villanas favoritas de la tele en esta cuarentena y dividió las aguas entre los fanáticos de BakeOff Argentina, el reality de pastelería que condujo Paula Cháves en la pantalla de Telefe. Si bien llegó a la final y ganó, le quitaron el premio porque se descubrió que la cocinera no era amateur, uno de los requisitos esenciales para participar del programa. Hoy, ya más tranquila, Samanta está feliz con su propio canal de Youtube, donde presenta recetas dulces junto al conejo Pepe Pompín, y en lo personal estás de parabienes ya que puso fecha para casarse con su novio, Juan Cruz Recchi (27). En una charla exclusiva con Pronto, contó su historia de amor y dio detalles del gran casamiento que está planeando.

-¿Cuánto llevan juntos con Juan?

-Con Juan estamos hace seis años y nos conocimos laburando pero cada cual tenía su pareja. Yo me fui a vivir a Mar del Plata con mi ex novio pero me separé, Juan también se separó y nos reencontramos por las redes sociales. Me invitó a salir, acepté y ahí comenzó todo.

-¿El que dio el primer paso fue él?

-No, fui yo porque yo lo agregué en Facebook. Lo agregué y dejé que él accione. ¡Picó al toque! Pasaron dos días y me invitó a salir.

-¿Se van a casar?

-¡Sí! Ahora nos cambiaron la fecha y nos queremos matar. Iba a ser el 13 de febrero del año que viene pero como están suspendidos los eventos, la semana pasada nos reunimos con la gente del salón donde haremos la fiesta y nos dijeron que va a seguir cerrado todo hasta septiembre del 2021. Tuvimos que reprogramar otra vez la fecha.

-¿Y si se casan antes por civil y luego hacen la fiesta?

-Mi novio me propuso hacer eso pero yo soy muy a la vieja usanza y quiero hacer todo junto: pasar por el civil y hacer la fiesta. Sueño con el vestido blanco y un fiestón. Me quiero casar con toda porque no tuve fiesta de 15 en su momento ya que mis viejos no tenían un mango así que dije: “Cuando me case, pienso tirar la casa por la ventana”. Así será.

-¿Cómo fue la propuesta de casamiento?

-¡Increíble! Recuerdo que era la Noche de los Museos porque estaba todo cortado por todos lados y ese día yo había organizado para que mis amigas vinieran con sus novios a cenar a casa. Pero eran las 20.30 y Juan me tenía a las vueltas con el auto por todos lados, yendo de un súper a otro. Yo ya estaba con un malhumor tremendo porque habíamos salido a comprar tarde y ya estaba pensando en llamar al delivery. Resulta que volvimos a casa, abrimos la puerta del departamento y en medio de la oscuridad, escuché reírse a un nene.

-¡Qué susto! ¿Y qué pasó?

-Me re asusté porque pensé que era un fantasma y cuando prendí la luz, estaban en nuestra casa toda mi familia y la de Juan. Como él tiene sobrinos chiquitos, eran los nenes los que se reían. No entendía nada, pregunté qué había pasado y Juan tomó la palabra. “Vos sabés que hablamos todo y yo te digo siempre todo de frente”, arrancó y yo por dentro pensaba: “Me muero, me va a dejar y va a ser un papelón delante de toda esta gente”. En eso, se arrodilló cual príncipe azul, sacó el anillo y me preguntó: “¿Te querés casar conmigo?”. Me regaló un ramo de flores y yo me sentí adentro de una película.

-¿Logró armarte la sorpresa a escondidas?

-Sí. Soy muy despistada y no me di cuenta de nada. Obvio que me largué a llorar y le dije que sí. ¡No existía otra respuesta! Hace un tiempo habíamos empezado a organizar la fiesta pero por problemas económicos no pudimos concretarla y ahora que podemos, llegó la pandemia. ¡Parece que no quieren que nos casemos! Ya si no nos separó la cuarentena, que nos tiene encerrados las 24 horas, no nos separa nadie.

-¿Quién te hará la torta de la boda?

-No sé pero yo seguro que no. Mi mamá me pregunta: “¿Hacemos juntas la mesa dulce y la torta de la boda?”, pero yo le respondo que no. “Mami, estás re loca. Una semana antes pienso no hacer nada más que tener mis patitas estiradas y disfrutando”. Pienso pagar y que me la haga otra persona porque no quiero tener nervios y solo quiero disfrutar y pasarlo bien. Va a ser la noche más importante de mi vida y quiero ser feliz.